Los malos hábitos y el estrés en el trabajo son contagiosos